Recomendados

viernes, 19 de febrero de 2010

SERAFÍN MARSAL - TESOROS DE BARRO (ESCULTURAS) / Artículo de JAVIER YUBI en la Revista Dominical de ABC Color

ESCULTURAS DE BARRO
(Enlace a datos biográficos y obras
en la GALERÍA DE ARTES del
.
ARRIBA: De barro eres… Colección de terracotas sin pintura
de las primeras épocas de Marsal. Eran las
más apreciadas por los turista.
ABAJO: Colección de terracotas pintadas por Marsal.
**/**
TESOROS DE BARRO
ANA Y SUS FIGURITAS DE MARSAL

Artículo de JAVIER YUBI
en la Revista Dominical de ABC Color
(Domingo, 28 de octubre de 2007)

En la casa de Ana, una vitrina de la sala sirve de refugio a cientos de paraguayos repatriados. Son, en realidad, pequeñas figuras de cerámica idénticas a personajes populares que antes poblaban los mercados o recorrían las calles asuncenas ofreciendo mercancías. La mayoría de estas obras hechas por el escultor español Serafín Marsal, en las primeras décadas de 1900, fueron rescatadas por ella de diversas partes del mundo.

** Su colección contabiliza hoy 127 piezas. Varias de ellas fueron traídas de Montevideo, Buenos Aires, Río de Janeiro, Madrid y otras capitales. Y, a partir de estos actos, Ana tiene una certeza: considera que está rescatando objetos ligados a la historia y la cultura nacional.
** Para Ana todas las figuras tienen su encanto. Pero es la escena de una mamá que le limpia la cola al bebé su favorita. Aparte de la ternura que le inspira cada obra, ella resalta el sentido cultural que poseen.
** "Repitiendo algo que dijo Josefina Plá: Esto, aparte de tener su valor artístico, por las formas, la belleza como fueron creadas, tiene un valor documental e histórico, porque representa tipos de paraguayos, los rasgos populares que a lo mejor ya en estos tiempos no están. La burrera, la mujer que vende leche sobre la cabeza, la que ofrece gallina en un canasto casa por casa, el romanticismo del guitarrero, la que fuma cigarro, rostros indígenas... Están todos los personajes populares que nos identifican como pueblo, como sociedad':
** Más allá de todas sus virtudes, las figuritas de Marsal suman otro beneficio a los adeptos: la posibilidad de sociabilizar a través de los intercambios.
** "Yo tengo una amiga, Ani, que heredó de su mamá varias piezas y una vez me dijo: vení a elegir las que vos no tenés y dame algo a cambio, y así nos intercambiamos... Por eso es que cuando voy a otro país y encuentro piezas que ya tengo, lo mismo compro y guardo porque me sirve para el intercambio".
** Pese a que a los coleccionistas no les gusta hablar de valores monetarios, las obras de arte cotizan alto. Y las esculturas de Marsal son consideradas verdaderas joyitas por los que saben apreciar su calidad artística. "Son piezas que ya no se reproducen. Después de que murió el señor Marsal, su hijo siguió sacando figuras, pero luego los moldes se estropearon, se rompieron y no hay más…
** Por estar hechas en cerámica, son objetos muy frágiles, muy delicados. Ana no descuida ningún aspecto que garantice la buena conservación de sus piezas. Y pese a las periódicas sesiones de limpieza a las que son sometidas, nunca se le cayeron de las manos o sufrieron alguna rotura.
** "Hay algunas en yeso, pero esas no me gustan. Yo tengo las de barro cocido y cuento con las manos de mi amigo Juan José Schmeda, que es el que me restaura las figuras si es que necesitan alguna intervención. Pero, aunque no lo creas, casi nunca se me estropean. Inclusive mis amigos y mis hijos más chicos suelen manipular cuando las quito de la vitrina para la limpieza, pero jamás se rompieron.
** Si bien la colección VON HOROCH-CORTÁZAR de figuritas de Marsal ya fueron exhibidas en la inauguración del Museo Numismático del Banco Central del Paraguay, en julio pasado, la dueña tiene proyectos de organizar una muestra para que el público tenga la posibilidad de apreciar sus "joyas".
** "En algún momento dado me gustaría compartirlas con la gente. No quisiera que solo mis hijos y mis allegados sean los privilegiados en admirarlas. Estoy dispuesta a presentar alguna exposición para que los jóvenes aprendan a valorar el fruto del talento de los artistas que en una época existían en el Paraguay": Todo dicho.
**/**
SERAFÍN MARSAL
** Serafín Marsal nació en Cardona, España, en 1881. Realizó sus estudios de dibujo y escultura en la Academia de Bellas Artes de Barcelona. Con el título profesional en manos se radicó en la Argentina.
** Durante una exposición de todas las artes que se organizó con motivo del Centenario de la Independencia, logró en Buenos Aires el tercer premio con una escultura. Y en su estadía en el país vecino realizó bustos de personajes políticos e intelectuales, entre ellos un monumento a Domingo Faustino Sarmiento que se ubica en Santa Fe.
** Serafín Marsal arribó al Paraguay en 1907. No tardó en ser nombrado profesor de Dibujo del Colegio Nacional de Asunción. Y también profesor de Dibujo y Escultura en el Instituto Paraguayo. Entre sus obras hechas en tierra guaraní figuran el monumento al Gral. Díaz, que fue colocado en la plaza de Carapeguá; los bustos de Manuel Franco, José Zorrilla de San Martín y José Gervasio Artigas.
** El artista catalán murió en Asunción el 15 de febrero de 1952, a los 91 años de edad.
**/**
DELICADO TRABAJO
** Las "figuritas de Marsal" eran adquiridas por turistas que en su época llegaban a Asunción, porque representan la tipología del paraguayo. Pero, por sobre todo, eran muy apreciadas por su delicadeza y fina terminación. Serafín Marsal trabajaba en principio con arcilla, las moldeaba y las horneaba. Ya en frío, él mismo procedía a pintarlas con suma paciencia. Exactamente no se sabe cuántas piezas componen la colección completa. Pero, escritos relacionados a su obra indican que se habrían hecho como cincuenta mil copias. Las más conocidas son las burreritas, las mercaderas, los vendedores ambulantes, los músicos y los rostros de paraguayos. Y la réplica de la ruina de Humaitá, que por su gran exactitud mereció integrar el acervo del Museo de Luján, provincia de Buenos Aires. También museos de países tan lejanos, como Japón, valoran las piezas firmadas por Marsal. En Asunción, parte de sus creaciones se pueden apreciar en la Manzana de la Rivera y en el Museo del Barro.



La foto personal corresponde a la colección

de Juan José Schmeda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada