Recomendados

martes, 8 de junio de 2010

CELSO BRIZUELA, ALIAS CHESTER SWANN / Enlace a datos biográficos y galería de obras en PORTALGUARANI.COM

TÉCNICA: ARTE DIGITAL
ARTISTA:
CELSO BRIZUELA,
ALIAS CHESTER SWANN

-
AUTO RETRACTO
Nací en el verde Guairá, corazón del Paraguay. (1942)
Y, apenas pude gatear, ya nos vinimos de allá. (1945)
La austral Encarnación nos tuvo por inquilinos.
De allí, rajando salimos, en plena revolución. (1947)
La república Argentina nos recibió en la ocasión
Brindándome educación, sarampión y escarlatina.
Al calor de la Guerra Fría, mis viejos se separaron. (1953)
(Quizá la pasión enfriaron), quedándome yo en la vía.
Volví a mi país, con ni vieja, reinsertándome en la escuela,
En una extraña secuela de culturas desparejas.(1954)
El Colegio Nacional, se hizo cargo de mis huesos.
El caldo se puso espeso, y tuve que trabajar.(1955)
En fin, así fui creciendo, entre trancos y barrancos.
Yo sólo me fui formando, y, entre golpes iba creciendo.
Volví junto a mi viejo un día; en la fría Buenos Aires.
Allí, sin mucho donaire, intenté hacer de las mías. (1959)
Aprendí algo del oficio del dibujo y la expresión.
Mi música en religión, casi rayana en el vicio.
Se me dio por escribir, cuestionando tiranías. (1970)
Me buscó la policía para mi voz reprimir.
Me convertí en ladrautor, en trotamundos sin dueño.
Muchos turbaron mis sueños; otros lo hicieron peor.
Me hice maestro artesano y humorista de los diarios.
No me vendí por denarios, ni cerré puerta al hermano.
He sido topo y gusano, en la manzana de Adán.
He mordido al capitán, en el garfio de su mano.
Hice cosas imposibles (el casarme, por ejemplo). (1983)
He sido burdel y Templo, de los dioses más sensibles.
A veces con la pintura; a veces con el humor,
A veces con el dolor, iba haciendo mi armadura.
Siempre aprendí cosas nuevas; de cuanto fuera expresión.
Lo cual, me dio la razón para recluirme en mi cueva.
Prosiguiendo con la prensa, seguí siendo el humorista;
El cantor del pesimista; del que ríe y del que piensa.
Algún sitial me he ganado, en la esquina del Parnaso...
Mas también sufrí rechazos de mediocres trasnochados.
El que le teme a los cambios, me ve como peligroso.
El "conserva", o el religioso, patalean con mis cantos.
Los jóvenes vanguardistas; los transgresores divinos;
Comparten mi pan, mi vino, y mis delirios surrealistas.
En fin, a ellos me debo. Con mi música y mensajes,
He de ganarme el pasaje, hacia el futuro (eso espero).
En síntesis apretada, he dicho: "Soy lo que soy",
(El presente siempre es hoy) y,
¡Al diablo con la pavada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada